Secciones del Curso

Trucos de crecimiento, Clase 3

Estrategia de seguir/dejar de seguir

Esta es la estrategia que muchas cuentas enormes de Instagram han usado para crecer de forma rápida.

El concepto es muy simple: sigues a los seguidores de otra cuenta en tu mismo nicho –  gente que esté dentro de la descripción de tu comprador ideal, con la esperanza de que ellos te sigan de vuelta.

Al seguir a la audiencia a la que quieres alcanzar, atraes su atención, te haces notar en sus notificaciones como un seguidor reciente y si están interesados en tu nicho y en lo que haces, lo natural sería que te sigan de vuelta.

Sin embargo, queremos advertir algo: por favor usa este método a discreción. No enloquezcas porque si lo haces, corres el riesgo de ser castigado. Lo que buscas es seguir a otras cuentas muy a la ligera y hacer que parezca natural, sobre todo si eres nuevo en Instagram.

¿Qué es lo que parece “natural” cuando usas la estrategia seguir/dejar de seguir? Puedes comenzar siguiendo unas 25 o 30 cuentas por días para mantenerte a salvo. Quizás hasta no lo hagas todos los días para que se vea aún más natural.

Este método funciona muy bien si estás usando una herramienta de automatización como Instamatico, en donde estableces algunos filtros de lo que sería tu seguidor y cliente ideal.

Hemos descubierto que un 20% o 30% de las cuentas a las que sigues, te seguirán de vuelta.  Claro, sólo funciona si estás siguiendo a las cuentas correctas: esas de personas que están interesadas en tu nicho y que califican como clientes potenciales.

¿Cuándo comenzar a dejar de seguir?

Luego de seguir cuentas durante un par de semanas, debes comenzar a dejar de seguir las cuentas que no te siguieron de vuelta. Una vez más, quieres hacer esto de forma muy sutil. Comienza a dejar de seguir unas 10 o 15 cuentas al día.

Lo más importante de esta lección es saber que debes usar este método de crecimiento de forma sutil. Sé estratégico y encontrarás clientes potenciales. Si no sigues este consejo, tu cuenta podría enfrentar un castigo temporal o permanente.