ACTUALIZACIÓN: Hasta el momento de publicación de este artículo, la forma en la que Instagram otorgaba la certificación de cuenta (el famoso check azul) era desconocida. Sin embargo, el 28 de agosto de 2018, la plataforma anunció que hacían cambios en la estructura de seguridad de la aplicación. Uno de esos cambios incluye la petición de certificación de cuenta para figuras públicas, celebridades y marcas globales desde la propia aplicación. Si quieres saber más, no dudes en leer el artículo Los tres grandes cambios que Instagram ha implementado en seguridad.

 

Imagina que roban tu cuenta de Instagram. Imagina que de un momento a otro pierdes todo el contenido publicado. Imagina que de repente te quitan todos tus seguidores. Imagina que tu comunidad desaparece como por arte de magia. Lamentablemente esto le sucede a muchas personas y marcas cuyas cuentas son hackeadas y robadas de forma definitiva y así pierden el trabajo de años y la comunidad que con mucho esfuerzo había conseguido.

El robo de cuentas en Instagram es una práctica muy común

No te alarmes. Aunque esto sucede, siempre hay maneras de prevenir. Hoy queremos contarte cuáles son las prácticas más comunes que estos delincuentes ejecutan para robar cuentas y cómo puedes evitar que la de tu marca sea víctima de esta clase de situaciones.

Lo primero que queremos decirte es que una vez que tu cuenta ha sido robada, es muy difícil recuperarla a través de Instagram. Los delincuentes son muy astutos y una vez acceden a tu cuenta, rápidamente cambian el número de teléfono asociado a esa cuenta y el correo electrónico, además de modificar el nombre de usuario.

Por eso, ante Instagram, no tienes manera de probar que esa cuenta te pertenecía, así tus fotos aún estén ahí. Normalmente, el servicio al cliente no es más que un robot que va realizando preguntas y con base en tus respuestas determina si la cuenta es tuya o no, pero al no poder comprobar el nombre de usuario, la contraseña ni el correo, le es muy difícil determinar tu propiedad.

Entonces, para no pasar por el mal rato de sentirte robado, frustrado y además tener que comenzar desde cero, presta mucha atención a las prácticas que estos hackers ejecutan y a las recomendaciones que te daremos para prevenir estos fraudes.

Prácticas más comunes de los ladrones de cuentas de Instagram

Los delincuentes de cuentas suelen ir tras esos usuarios de Instagram que tienen muchos seguidores, como influencers o marcas personales. La intención es tomar de forma ilegal esas cuentas para luego venderlas al mejor postor. Sin embargo, tener pocos seguidores no te exime de ser víctima de esta modalidad de robo. Tomemos en cuenta el caso de la británica Julie Delahaye, quien solo tenía 332 seguidores en su cuenta personal cuando ésta fue robada.

La cuenta de Delahaye fue hackeada con la aparente intesión de usurpar su identidad

De regreso del trabajo, Delahaye intentó acceder a su cuenta, pero la plataforma le impidió el acceso. Al ingresar su contraseña, el sistema le decía que era errada. Le pareció extraño, pero no se preocupó de más. Pidió que le enviaran una nueva contraseña a su correo, pero su sorpresa fue mayúscula cuando la plataforma le dijo que ese correo no estaba asociado a ninguna cuenta. Al darse cuenta de que su cuenta había sido robada, se puso en contacto con servicio al cliente, quien le envió un código y le pidió una foto con ese código escrito a mano. Luego de algunos otros correos en donde la plataforma pedía más detalles, la respuesta fue contundente: no podía comprobar que esa cuenta le pertenecía, por lo que no podían darle acceso.  

 

Mini pausa para contarte que lanzamos un curso de Instagram para marcas! 100% gratuito!

   

Delahaye fue muy astuta y logró encontrar el nuevo usuario que el hacker le había puesto a su cuenta. Su mayor preocupación no fue que su cuenta fuera vendida, ya que el número de seguidores era bastante bajo, sino que el delincuente usurpara su identidad. Ya teniendo el nuevo usuario de la cuenta, Delahaye contactó nuevamente a Instagram y pudo probar, con las fotos que aún estaban publicadas, de que esa era en efecto su cuenta. Esa es la primera práctica que usan los hackers: buscan cuentas con contraseñas débiles a las cuales acceden con facilidad, cambian el nombre de usuario y el teléfono y correo asociado.

¿Qué hacen con esas cuentas si tienen pocos seguidores? Desde usurpar identidades hasta convertirlas en bots para que comenten en otras cuentas. Es el mercado de la compra y venta de seguidores.

Hay miles de cuentas en Instagram que ofrecen seguidores a cambio de dinero

Así, cuando una persona o marca compra seguidores, esa cuenta robada entra en el paquete. También la pueden convertir en un bot que comenta en publicaciones con frases como “gran foto”, “me encanta”, “sígueme y te sigo”, etc. Se roban cuentas reales para que en teoría la plataforma no reconozca que es un bot y lo sancione, pero el algoritmo es más listo y fácilmente puede detectar este tipo de prácticas.

Si alguna vez detectas un bot entre los comentarios de tus publicaciones, te recomendamos que bloquees esa cuenta, la denuncies y entre todos logremos un Instagram más sano.

Ahora, si la cuenta robada tiene miles de seguidores, los delincuentes la usan para vendérselas a otras marcas quienes quieren estrenarse en Instagram con una “comunidad” ya hecha.

¿Notaste que pusimos la palabra comunidad entre comillas? Esas marcas que compran cuentas con miles de seguidores están adquiriendo puro aire ya que esos seguidores no son tontos y, al notar que siguen una cuenta que ellos no eligieron, enseguida le dan el tan temido unfollow. Además, ¿de qué podría servir tener miles de seguidores de un momento a otro si ellos no comentarán tus fotos y mucho menos creerán en tu marca?

Vayamos ahora a una de las tácticas más comunes. En las redes, mucha gente desean fervientemente miles de likes y comentarios en sus fotos, ya sea para sentirse importantes o queridos, pero lo cierto es que el ego mueve las acciones en Instagram. Es por esto que influencers, marcas personales y marcas empresariales mueren por tener el check azul que certifica la cuenta de Instagram. ¿Cómo determina Instagram quién es merecedor de ese check azul? Nadie lo sabe, lo cierto es que de un momento a otro, el check aparece justo al lado del nombre.

El check azul certifica que el usuario es realmetne esa persona

Como en realidad se desconoce cómo se logra ese check azul, los hackers tienen el plato servido para estafar estas cuentas. Se crean un correo falso, por ejemplo “Instagram@Instagram459.com” y desde ese dirección envían un correo a sus víctimas, que dice algo como: “¡Felicidades! Hemos notado que tu cuenta es importante y por eso decidimos verificarla. Haz click en el siguiente enlace, rellena los datos que te solicitamos y pronto tendrás el check azul”. Este texto lo hemos inventado, pero suelen decir algo por el estilo y siempre hay un enlace. Al hace click, te mostrará un formulario en donde, entre otros datos, tendrás que ingresar tu contraseña de Instagram. Es justo ahí donde sucede el fraude. Tienen tu correo y tu contraseña, es decir, tienen luz verde para acceder a tu cuenta. Lo peor: tú mismo le diste los datos. A partir de ese momento puedes dar por perdida tu cuenta.

Otra de las tácticas más comunes para robar cuentas sucede en el propio Instagram. Los bandidos crean perfiles falsos y en el nombre de usuario suelen escribir el nombre de una empresa reconocida como Zara, Adidas o Nike. Luego, lanzan campañas anunciando que están buscando influencers y que, como forma de pago, proveerán a los seleccionados de cientos de productos de estas reconocidas marcas. Solo tienes que seguirlos y proporcionarles un correo para que ellos se pongan en contacto contigo. ¿Adivina qué dirá el correo? Exacto: haz click en este enlace y déjanos tu contraseña de Instagram. Listo, cuenta robada.

Si ves una publicación de grandes marcas buscando influencers, seguro es una trampa

¿De verdad crees que una marca como Zara o Adidas buscará influenciadores a través de una publicación en esta plataforma? Obviamente, no. No dejes que por culpa del ego, pierdas toda tu comunidad en Instagram. Entonces, en dos palabras: establece una contraseña fuerte, preferiblemente que tenga mayúsculas, minúsculas, números y símbolos y no le reveles jamás tu contraseña a nadie, así parezca que es el propio Instagram el que la pide.

5 recomendaciones para proteger tu cuenta de Instagram

1.- Usa una contraseña fuerte: Parece ser la recomendación más evidente, pero te resultaría asombroso ver la cantidad de contraseñas obvias que las personas suelen poner en sus cuentas de Instagram y cualquier otra red social. Entre las contraseñas menos seguras, resaltan: 123456, password, qwerty, abc123 y hasta football y princess. Si quieres conocer las contraseñas menos seguras, revisa este artículo de TeamsID.

Al momento de establecer tu contraseña o cambiar la que usas actualmente, te recomendamos usar una de por lo menos 8 caracteres, en donde mezcles mayúsculas, minúsculas, letras, número y símbolos. Si te preocupa olvidar la contraseña, usa un gestor de contraseñas o ve a lo old fashion y crea un documento seguro en donde las almacenes.

Una pequeña muestra de las peores contraseñas en internet

2.- Activa la autenticación en dos pasos: Este es el “no tan secreto” mejor guardado de Instagram para evitar el robo de cuentas. Ve a la configuración de la cuenta y ubica la parte de privacidad y seguridad. Allí encontrarás la autenticación en dos pasos. Deja de leer este artículo y ve a activarla ya mismo… ¿Listo? Entonces podemos continuar. La autenticación en dos pasos es el sistema que cuidará tu cuenta de cualquier intento de robo ya que además de solicitar tu contraseña cada vez que quieras entrar a la cuenta, te enviará un código de seguridad al número de celular con el que hayas configurado esa cuenta. Es decir, deberás completar dos pasos antes de que Instagram te dé el acceso. Además, al activar esta configuración, la plataforma te provee de unos códigos de respaldo que puedes usar en caso de no poder recibir los mensajes de texto.

3.- No reveles tu contraseña a sitios o personas sospechosos: Si recibes un correo asegurando ser de Instagram y te pide que rellenes un formulario donde casualmente te pide la contraseña ¡Detente! No lo hagas. Esta es la manera más común que usan los delincuentes digitales para robar cuentas. Instagram tampoco te va a contactar vía telefónica. Si alguien te llama en nombre de la plataforma y te pide datos personales, es un estafador que pretende robarte tu información. Instagram nunca solicitará tu contraseña, a no ser que vayas a iniciar sesión. De resto, jamás. Las únicas herramientas que pedirán tu clave son aquellas que automatizan procesos como la publicación de contenidos o la búsqueda de seguidores relevantes que te ayude a elevar tu engagement, como Instamatico o Hootsuite, que son empresas reconocidas y confiables.

4.- Bloquea cualquier usuario que sea sospechoso: Si en tus publicaciones recibes comentarios en un idioma diferente al que usas, incoherentes con la imagen o video o de perfiles que son bastante raros, lo mejor que puedes hacer es bloquear a ese usuario. Además de significar un riesgo para tu cuenta de Instagram, estos perfiles falsos perjudican el engagement ya que la plataforma reconoce que son falsos y puede creer que los compraste, por lo que el algoritmo baja tu “puntaje”.

Ten cuidado con este tipo de perfiles porque pueden hacerte mucho daño

 

Ya te suscribiste a nuestro curso de Instagram para marcas! Es 100% gratuito!

 

5.- Asegura la contraseña de tu correo electrónico: Aunque no es una recomendación directamente relacionada a Instagram, resulta muy útil proteger las cuentas de correo asociadas a tu Instagram y a cualquier otra red social. Averigua en tu proveedor de correo electrónico qué sistemas de seguridad tienen para proteger el acceso a tus cuentas. Por ejemplo, si usas Gmail, podrás activar también la autenticación en dos pasos que, al igual que Instagram, te enviará un código a tu teléfono celular para poder acceder a tu buzones.

Todo el esfuerzo que has hecho para que tu marca sea una referencia en Instagram (horas de investigación, horas de creación de contenido, horas en interacción con tus seguidores) es increíblemente valioso. Si has logrado crear una comunidad leal a tu marca, puedes estar seguro de que tus seguidores te necesitan y les harías mucha falta si algo llegara a pasarle a tu cuenta.

A pesar de que estas recomendaciones te mantendrán más a seguro, cualquier cosa podría pasar. Por eso te damos una última recomendación: ten más de un punto de contacto digital. Por ejemplo, además de Instagram, ten un fan page de Facebook o un perfil en Youtube, de acuerdo a dónde esté tu audiencia. Trata de que te sigan en esas redes sociales en donde estés y asegúrate de llevar una buena base de datos.

Si algo le llegara a pasar a tu cuenta de Instagram, pero estás en otras plataformas y tienes los contactos de tus seguidores, podrás llevarlos a tu nueva cuenta y mantener la comunidad que con mucho esfuerzo has creado.

¿Alguna vez te han robado una cuenta en redes sociales? ¿Cómo la recuperaste? Déjanos tu experiencia en la sección de comentarios.