Se acerca Halloween y te traemos la palabra más aterradora del social media: algoritmo.

No, por favor, no salgas corriendo a esconderte en el sótano de tu casa. Sería caso perdido porque el algoritmo te va a encontrar y te va a asustar.

Mejor, agarra tus mejores armas y enfréntalo.

Pero, un momento, ¿por qué es tan aterrador el algoritmo? Porque no lo conocemos. Al final, el desconocimiento ante algo nuevo o que no entendemos nos produce temor y ese pánico nos impide actuar con claridad y tomar las decisiones correctas.

Cada cierto tiempo, corre el rumor de un cambio de algoritmo en Instagram

Sin embargo, el algoritmo de Instagram no es ese monstruo que te quita el sueño todas las noches, sino un amigo que trabaja para que tus publicaciones, tus buenas publicaciones, lleguen a las personas correctas y logren los objetivos que te has propuesto.

Comencemos por el principio.

¿Qué es un algoritmo y por qué lo necesita Instagram?

El País, en su sección Retina define al algoritmo como “un serie de instrucciones sencillas que se llevan a cabo para solventar un problema”.

Este mismo artículo profundiza un poco más en su definición y añade el concepto del profesor de la Facultad de Informática de la Universidad Complutense, Ricardo Peña Marí, quien explica que un algoritmo es un “conjunto de reglas que, aplicada sistemáticamente a unos datos de entrada apropiados, resuelven un problema en un número finito de pasos elementales”.

El profesor Peña Marí complementa su definición y dice: “Es importante notar que el algoritmo tiene que ser finito y que ejecuta las instrucciones de manera sistemática, es decir, que es ciego ante lo que está haciendo, y que los pasos con los que opera son elementales”.

Muy lindas estas palabras, pero ¿qué nos dicen realmente? Primero, nos dicen que el algoritmo son instrucciones que se le dan a la máquina para que realice ciertas acciones que solucionarán un problema. Es decir, el algoritmo no decide por sí mismo, sino que necesita que una persona le diga qué hacer. Además, explica que esas instrucciones tienen un número determinado. Básicamente se le dice: Ey, este es el problema que debes solucionar. Para lograrlo, harás a+b+c+d y listo.

Visto de esta manera, ya no es tan atemorizante.

El algoritmo determina qué imágenes o historias se ven primero en el feed

En el caso de las redes sociales, los algoritmos permiten que haya un cierto orden en ese universo de miles de millones de personas.

Los desarrolladores de las plataformas crean un algoritmo y le dan instrucciones para que los seguidores de las cuentas puedan ver en el tope de sus feeds esas publicaciones que provienen de los usuarios con los que tienen más compromiso o engagement.

Sencillo, ¿verdad? Pues, no.  No es tan simple porque esas instrucciones que le han dado al algoritmo de Instagram son muchas y complejas. Pero no te preocupes. Si quieres entender a profundidad cómo funciona el algoritmo de Instagram, lee nuestro artículo Instagram cambia su algoritmo… por fin.

Ahora, si quieres la versión resumida, presta mucha atención a lo que te vamos a decir:

El algoritmo de Instagram funciona por relevancia y engagement. Es decir, las personas no ven las publicaciones de forma estrictamente cronológica, sino que verán primero las publicaciones de aquellas cuentas con las que tengan más engagement.

Si hay una cuenta que te guste mucho, sueles comentar sus publicaciones, las compartes con tus amigos y existe una genuina interacción entre tú y la marca, entonces existe engagement entre ustedes. Los posts que esa marca publique, aparecerán entre los primeros de tu feed.

Sin embargo, aunque es sencillo, alrededor de este algoritmo existen muchos mitos, que han surgido a raíz del desconocimiento del que hablábamos más arriba. Veamos cuáles son estos mitos y cómo puedes derribarlos.

10 mitos del algoritmo de Instagram

Mito 1: Las marcas deben lograr vencer al algoritmo.

¿Crees que de verdad los desarrolladores de Instagram gastarían tiempo, ingenio y dinero en crear un algoritmo que fuera derrotable? No tiene mucho sentido. Si el algoritmo se pudiera vencer, sería inútil. En lugar de pensar en “vencer” el algoritmo, concentra tus esfuerzos en jugar con las reglas del algoritmo para sacar su mayor provecho. ¿Cómo lograrlo? Crea contenido de valor, que sea relevante para tus seguidores y esté en contexto con tu marca, tus seguidores y la industria.

Recuerda que un contenido valioso y relevante no habla de tu marca, sino de tus seguidores y cómo tu marca colabora en solucionar sus problemas. En la medida en que seas de utilidad para tus seguidores, ellos compartan tus publicaciones e interactúes constantemente con ellos, el algoritmo detectará que eres importante para ellos y te pondrá entre las primeras publicaciones de sus feeds.

Mito 2: El algoritmo hace que solo el 10% de tus seguidores vea tus publicaciones.

Este es de los mitos que más gracia nos hace. ¿Cuál sería el interés en que solo 10% de tus seguidores vea tus publicaciones?

La cantidad de gente que ve tus publicaciones depende de la calidad de esa publicación y la calidad de los seguidores que tengas. Sí, tus seguidores también deben ser de calidad. De nada te sirve tener miles y miles de seguidores si éstos no están realmente interesados en tu contenido.

Por ejemplo, una marca de comida vegana decide subir un meme muy chistoso y logra que su número de seguidores aumenta considerablemente en un par de días y que esa imagen logre muchos likes, comentarios y shares (veces que se comparte la publicación). Pero luego de esa exposición, regresa a sus publicaciones tradicionales con tips veganos, recetas y recomendaciones de suplementos. Sin embargo, ninguna de esas publicaciones tiene el éxito que tuvo el meme. ¿Qué pasó? ¿Acaso has sido víctima del algoritmo? Para nada, simplemente todos esas nuevas personas solo te siguieron por una publicación puntual, pero no porque estuvieran interesadas en la comida vegana. Esos no son seguidores de calidad. En realidad, no te interesan, pero sí impactarán en las métricas publicaciones.

Conseguir seguidores de calidad es un trabajo arduo y que toma mucho, muchísimo tiempo. ¿Te imaginas que existiera una herramienta que buscara personas que estén interesadas en tu industria, producto o servicio y que, mientras tú te ocupas por crear contenido de calidad para ellos, la herramienta hiciera crecer tu cuenta de Instagram? Sería un sueño… y nosotros en Instamatico lo podemos hacer realidad.

Instamatico atrae la atención de miles de clientes potenciales a tu perfil de Instagram. La manera en que lo logramos es muy sencilla, pero efectiva: atraemos a tu perfil gente que ya demostró estar interesada en tu nicho o industria. Con nuestras técnicas de segmentación, conseguiremos personas de la localidad a la que apuntas y mientras duermes o estás ocupado en las tareas realmente importantes de tu emprendimiento, no solo las seguiremos sino que vamos a interactuar con sus cuentas. No nos confundas con esos servicios que compran seguidores. Eso es basura y la basura sí es penalizada por el algoritmo. Nosotros encontraremos personas de verdad, porque tu marca merece esos seguidores reales y relevantes.

Al igual que el algoritmo, este tipo de servicios puede ser atemorizante en un inicio, pero si lo pruebas, verás que se convertirá en un gran aliado. ¿Quieres probar Instamatico por 7 días completamente gratis? ¡Claro que sí! Accede a una muestra gratis con solo llenar el formulario que encontrarás aquí.

Mito 3: El algoritmo te castiga si editas una publicación

¿Por qué? ¿Por qué haría algo así? ¿Acaso los creadores de Instagram tienen algo en contra de las personas que comenten algún tipo de error en las descripciones de las publicaciones? ¡¿Acaso nunca han cometido un error ortográfico?!

No existe ninguna razón por la que el algoritmo sancione la edición de una publicación. Además, si decidieron poner un botón para editar, ¿por qué castigar su uso?

Mito 4: Si tienes una cuenta de negocios, el algoritmo esconde tus publicaciones para que tengas que pagar por publicidad.

Este mito viene de la mano con aquel que dice que solo el 10% de tus seguidores verá tus posts. Como solo ese número las puede ver, el algoritmo te obliga a pagar por publicidad dentro de la plataforma para que la foto o el video llegue a más personas. Pues no, no funciona así. Ya vimos que para que tus seguidores interactúen con la publicación, esta debe ser valiosa y tus seguidores deben ser de calidad.

Sin embargo, invertir en publicidad dentro de Instagram es una buena idea. Al final, tienes una cuenta de negocios y en los negocios se debe invertir dinero si deseas que crezcan.

La publicidad en Instagram es muy efectiva, siempre y cuando hagas una correcta segmentación de la audiencia a la que quieres llegar. Para lograrlo, te recomendamos que lo hagas desde el administrador de anuncios de Facebook porque es mucho más preciso que el de Instagram.

El administrador de anuncios de Facebook te permite crear pautas muy bien segmentadas

Ahora, si aún no cuentas con dinero suficiente para invertir en publicidad, piensa en hacer algún tipo de colaboración con una persona que tenga esos seguidores a los que tu quieras llegar. Si tu contenido es de calidad y hay valor en tu marca, no dudará en darte una mano y ayudarte a llegar a más personas. Fíjate que dijimos “esos seguidores a los que quieras llegar” y no “personas o marcas con miles y miles de seguidores”. Recuerda que estamos buscando seguidores de calidad. Así que si la persona con la que quieres colaborar tiene un número modesto de seguidores, pero éstos podrían estar muy interesados en tu marca o ya lo están en tu industria, es la persona ideal para hacer una publicación en conjunto o participar juntos en un live.

Mito 5: El algoritmo te premia si tienes muchos seguidores

El algoritmo ni te premia ni te castiga de acuerdo al número de seguidores que tengas. Lo que sí puede hacer, porque se le dio esta instrucción precisa, es penalizarte si descubre que has comprado seguidores. La compra de seguidores es una de las prácticas más sucias del mundo del social media. Algunas personas abultan cuentas de Instagram con contenido de fácil digestión (frases inspiracionales, fotos de mujeres en poses sugerentes y con poca ropa, material plagiado de otras cuentas, etc) y cuando ya tienen un número alto de seguidores, las venden al mejor postor. ¿Cuál es el problema de esta práctica? Primero, la mentira de la marca hacia sus seguidores reales. No hay forma de confiar en una marca que es incapaz de conseguir seguidores de verdad y decide comprarlos. Segundo, los seguidores comprados no interactúan con las publicaciones; es decir, no generarán engagement con la marca. Tercero, no están segmentados. Una cuenta comprada puede tener seguidores con rangos de edad demasiado amplios, ser de diversos países y culturas y tener intereses absolutamente disímiles. Es pocas palabras: comprar seguidores es lanzar el dinero al fuego.

Mito 6: Cualquier interacción es buena para el algoritmo

Sobre todo al comienzo de la vida en Instagram, las marcas buscan muchos me gusta en sus publicaciones. Mientras crece el número de likes, sienten que más exitosa es la publicación. Lo que no saben aún es que un like no vale nada para el algoritmo.

Presionar el corazoncito es demasiado sencillo y no toma más de un par de segundos, el mismo tiempo que el seguidor olvidará la imagen que le acaba de “gustar”.

Tu publicación debe ser tan buena que tu seguidor no solo quiera darle like, sino que la comente, etiquete a otras personas y hasta la guarde. Cuando una persona se queda un rato en la publicación, lee la descripción, escribe un comentario relevante y la comparte, es sinónimo de que realmente se generó engagement y el algoritmo comenzará a darte más valor tanto con ese seguidor como con la comunidad. Estas interacciones te ayudará a que aparezcas en el explorador de Instagram y que tus publicaciones puedan llegar, de forma absolutamente orgánica, a otras personas interesadas en ese tipo de contenido.

Mito 7: Al algoritmo solo le importa que tus seguidores interactúen en la publicación

Genial que tus seguidores quieran comentar tus publicaciones, las suban a sus historias y las compartan, pero no lograrás llegar entre los primeros de sus feed si no eres recíproco con ellos.

El algoritmo valora tanto la interacción de tus seguidores con tus publicaciones como tu respuesta ante esas interacciones. Si recibes comentarios, responde. Si comparten tus publicaciones, agradece. Si te envían mensajes directos, contéstalos. Y no, no se vale responder con un emoji. Tus seguidores han invertido tiempo valioso en comentar tus fotos, respóndeles de la misma manera.

Recuerda que se trata de una comunidad y es tu deber procurar que esas personas se mantengan fieles a tu marca. Lo lograrás desde la reciprocidad.

Mito 8: Solo las publicaciones o historias muy llamativas son tomadas en cuenta por el algoritmo

El algoritmo no es crítico de arte, por lo que le importa muy poco si tus publicaciones o historias son llamativas y estéticamente agradables.

Sin embargo, tus seguidores merecen imágenes y videos que por lo menos se vea pensadas y trabajadas.

Recuerda que el amor entra por los ojos. No te decimos que debas tomar clases de fotografía, video y diseño gráfico, pero apóyate en las mismas herramientas que Instagram te provee, como filtros, stickers, tipografías y gifs, para que tus publicaciones sean atractivas.

Un estilo sencillo, pero elegante tendrá buenos resultados

Mito 9: Si haces live todos los días, el algoritmo te premiará con más visibilidad

Hacer en vivos es excelente porque te da la oportunidad de interactuar en tiempo real con tus seguidores. Si tus lives son realmente buenos, esos seguidores te recomendarán con otras personas y cada día tendrás más y más espectadores. Pero esto no quiere decir que el algoritmo está premiando tu esfuerzo (¡vaya que es un esfuerzo hacer live todos lo días!) con más personas.

Lo que sí premiará es ese engagement que estás creando diariamente con tus seguidores. Esas transmisiones en vivo te ayudarán a que tus publicaciones, historias y contenido en IGTV estén entre las primeras del feed de tus seguidores. Y esos mismos seguidores te ayudarán a llegar a más y más personas. Es un círculo virtuoso.

Para lograrlo, no tienes que hacer Live ajuro y porque sí todos los días. Con que te conectes en vivo una o dos veces por semana, y con contenido relevante y útil, conseguirás mucho engagement con tus seguidores.

Mito 10: El algoritmo cambia constantemente

El algoritmo no cambia constantemente, pero sí se optimiza. Es decir, los desarrolladores hacen ajustes en el algoritmo para adecuarlo más a las reglas de la plataforma. Por ejemplo, hace algunos años se pusieron de moda los pods o grupos de personas que se juntaban para dar like y comentar en las publicaciones que subían los integrantes de estas agrupaciones y así conseguir más relevancia. Cuando Instagram descubrió esta práctica, la calificó como poco transparente y comenzó a penalizar estas acciones. Para lograrlo, ajustó el algoritmo para que identificara estos grupos y sancionara a los participantes. Esto no significa que el algoritmo cambie por completo, sino que, dentro de sus mismos parámetros, hace ajustes para ser más preciso.

Cuando sucede un verdadero cambio de algoritmo, Instagram lo anuncia con tiempo a través de su canal oficial de información.

Ahora que ya sabes qué es un algoritmo y cómo funciona el del Instagram, podrás jugar con sus reglas y aprovecharlo al máximo. Recuerda que este algoritmo toma en cuenta tres aspectos fundamentalmente: el contenido de valor, los seguidores de calidad y la interacción contenido-seguidores-marca. Cuida estos aspectos y tendrás al algoritmo de tu parte.

¿Crees que el algoritmo es amigo o enemigo de las marcas en Instagram? ¿Sientes que te perjudica? Queremos escucharte así que cuéntanos tu experiencia en la sección de comentarios y comparte este artículo con quien siga teniendo miedo del algoritmo de Instagram.